Découvrez le domaine

La Propiedad

en Quinsac

12091414_1119428558103899_7373303812058247691_o

Sylvère et Valérie

Coquereau

La historia empezó cuando me enamoré de una pequeña propiedad, adosada a una soleada ladera, rica de cincuentenarias vides, orgullosa de su “terroir” variado y complejo, reconocido en el pasado pero ya durmiendo…

Todo estaba preparado… Solo faltaba hacerlo…

Cada día observar, descubrir, aprender, intentar y volver a hacerlo sin parar.  

Actuar poco a poco respetando la naturaleza, sus empinadas laderas, sus vides profundamente arraigadas, considerarse pequeñito pero trabajar intensamente para darles de nuevo este equilibro, esa finura y expresión de este territorio único !

La viña

La viña

La viña

 

Un paisaje bucólico perfecto donde sentirnos en paz. Sus 7 hectáreas de arcilla, hierro y grava, nos ofrecen un suelo rico.

A las tradicionales cepas del bordelés, Merlot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, se añaden las más inusuales variedades: Malbec y Petit Verdot; pero sobre todo su tesoro son las vides cincuentenarias, las verdaderas joyas del lugar, cuidadas con mucho esmero.

Ellas producen el néctar de Chastelet en la cosecha “Les Cinquantenaires”. Representan los tres cuartos de la superficie y se alzan como punto de referencia para los vinos jóvenes.

IMG_0172

 

DSC_5034

En el chai

En el chai

DSC_5174

En el chai

 

La vendimia se realiza a finales de año: una de las últimas cosechas en la región… “Hay que esperar hasta que la vid, el suelo, el subsuelo y el tiempo nos den todo lo que pueden ofrecernos”.

Una vez que las uvas están en la bodega, ¡estamos preparados para la producción anual! Los depósitos de fermentación se encuentran en un entorno sencillo, tranquilo y funcional, un sitio que nos permite que las uvas se conviertan en vino.

Las cubas están abiertas para recibir cada variedad por separado y, de esta manera, permitir que las levaduras naturales actúen libremente, y revelar el “terroir”, para realizar la mezcla ancestral y armoniosa de la uva en la cuba para mejorar su maceración y poder presenciar el maravilloso metamorfosis que hace las delicias nuestras papilas y las fosas nasales un sabor y que vuelve a aparecer mágicamente año tras año.

Hacerse lo más discreto posible, escuchando, compartiendo, observando, probando, protegiendo…

 

 

En la bodega

 

Una parte del vino es almacenada bajo la casa dentro de toneles de roble, en la penumbra de las barricas de la bodega, rodeado de piedras antiguas.

Nosotros usamos poca madera nueva ya que huimos de un nuevo y marcado sabor, apostamos por el contenedor ya que nos aporta con el tiempo y de manera natural una micro-oxigenación a través de los poros de la madera. La maturación se prolonga a lo largo de un año para “Château de Chastelet” dentro de barricas de 2 hasta 5 años con el fin de aportarle frutosidad, redondez y equilibro.

“Les cinquantenaires” permanecen 6 meses más (18mois) en la obscuridad del chai que nuestro vino clásico (12 meses). Utilizamos barricas de 1 hasta 2 años para traer más tanino que es un soporte de crianza para el néctar de esta cosecha.

Una vez más se interviene muy poco. Simplemente para compensar la evaporación: “la parte de los ángeles”.

Qué queda… la paciencia, la escucha, la atención, la cata, el orgullo de participar.

De nuevo, toda una historia para ser contada…

DSC_5284

 

DSC_5187

En las vides

 

Una escarpada ladera orientada al sur/suroeste, para la mayor parte de las viejas vides que son una garantía de la sutileza y experiencia de las más jóvenes…

Cuatro variedades (Merlot, Cabernet Franc, Petit Verdot y Malbec), y sobre todo una parcela, un territorio donde la armonía de la naturaleza puede expresarse.

Queremos exaltar este “terroir” a través de la artesanía: pequeñas cantidades pero de máxima calidad.

Observar, intentar, equivocarse… empezar de nuevo manteniendo como ideal el respeto de la naturaleza.

Desde el principio hemos elegido ser ecológicos y biodinámicos,  incluso cosechamos nuestra propia cola de caballo, ortiga y achillea en la propiedad. Con estas plantas, hacemos infusiones, decocciones que devuelven a la tierra y fortalecen las defensas de las vides.

¡Y nos permiten así limitar la cantidad de tratamientos necesarios!